Remedios caseros para aliviar las rozaduras del bebé

Remedios caseros para aliviar las rozaduras del bebé

Las rozaduras de los bebés son los problemas más comunes a los que los padres primerizos se van a enfrentar, sin embargo, existen diversos remedios caseros que te podrán ayudar a disminuir el dolor en tu bebé causado por estas pequeñas lesiones. Recuerda que si la rozadura no cede y hasta existe descamación en la piel, lo mejor es que acudas con el pediatra para que te indique una solución adecuada.

Cambio de pañal

Las rozaduras en el bebé se presentan con mayor frecuencia porque no se realizan los cambio adecuados del pañal. Debes tomar en cuenta que durante los primeros meses de vida de tu hijo, tienes que cambiar su pañal cada vez que lo orine, en caso contrario se acumula el líquido aumentando las probabilidades de una rozadura.

Leche materna

Aunque parezca un remedio un tanto alocado, es de los más efectivos si lo haces de la forma correcta. Lo primero que debes hacer es bañar a tu bebé y secarlo por completo de forma suave, una vez listo, aplica una capa de leche materna en el área afectada y deja que se seque de forma natural.

Harina de arroz o de avena

Para este remedio lo más recomendable es que a la hora del baño del bebé, coloques un par de cucharadas de harina a la tina y dejar al bebé por un periodo de no más de 10 min. Esto ayudará a calmar las molestias provocadas por la rozadura. También puedes usar este remedio como talco y aplicar en cada cambio de pañal.

Aceite de coco

Entre los múltiples beneficios del aceite de coco en productos de belleza, también resulta ser un remedio más que efectivo en el tratamiento de las rozaduras del bebé. Debes aplicarlo dos veces al día cuando cambies el pañal de tu hijo, y con una capa pequeña de aceite cubrir la zona afectada, esto ayudará a calmar el ardor para que tu pequeño esté mucho más tranquilo.

Aire fresco

La principal causa de las rozaduras es la exposición prolongada a la humedad del pañal, ya que este no se cambia con la regularidad que debería, o bien por que a la hora de cambiarlo no se seca al bebé de la forma adecuada. Así que intenta dejar que la piel de tu pequeño respire un poco y entre cada cambio antes de poner un nuevo pañal, deja que le de un poco el aire fresco.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *